Diversos sentidos de la Angustia (parte I)

En esta época que nos toca vivir, la angustia en general toma un sentido que se dirige hacia un imperativo, una orden: ” hay que quitar la angustia de la existencia humana”.
Esta valoración social no siempre fue así, en otras épocas la angustia tenía un sentido, un valor diferente, por ejemplo en la relación con Dios…

Hace poco, una persona me dice, que un amigo de él fallece, al saber la noticia, obviamente se angustia,  ante esta situación el medico consultado le propone que tomar calmantes. ¿Porque se da esto?, sino por el sentido generalizado que toma la angustia produciendo efectos en los médicos, en los pacientes, en las personas… ¿Acaso tener angustia en esta situación no es lo más lógico, así como la tristeza en el duelo, no es lo mas conveniente?

Hace un tiempo leí un artículo de una revista de divulgación científica, que proponía pensar a la vejez, como una enfermedad que había que curarla. En esta época hay una tendencia a deshumanizar lo específicamente humano, como la vejez, la angustia.
La versión actual de la angustia es el ataque de pánico. Esta manera de nombrarla incluye una significación de enfermedad.

¿Qué efectos tiene este sentido preponderante, en nuestra comunidad?
Sentido y efecto van de la mano…
La angustia es un afecto aparte, pero sin embargo no toda la angustia es enfermedad, ¿Acaso antes de dar un paso, que puede cambiar la vida de la persona (casarse, recibirse), no hay angustia?
En la próxima nota desarrollaré algunos  sentidos que nos propone Freud para pensar a  la angustia.

Lic. Homero Arnold

Nota publicada el viernes 15 de febrero de 2013 en mi antiguo blog practicapsicoanaliticaenzonaoeste.blogspot.com.ar