La Angustia y el Amor

En esta época que nos toca vivir; la angustia, en general, es considerada como algo que hay que curar… No toda angustia es patológica. Por ejemplo: a nadie se le ocurriría decir, que a un bebe que tuviera angustia a los 8 meses de vida, estaría enfermo y entonces hay que medicarlo; simplemente está pasando por la angustia del octavo mes. El psicoanálisis es una práctica que no soloconsidera a la angustia como una enfermedad, sino que la piensa con otros matices (como motor de la creatividad, como parte de la existencia, como lo previo a una decisión).

Es decir, puede presentarse en diferentes momentos y aspectos de la vida. El Amor,  permite pensar  lo siguiente:
El hombre se angustia en situaciones donde su condición de hombría se encuentra amenazada, en donde deja de tener, lo que para cada uno tiene importancia vital (pérdida del trabajo, dinero, etc.). En cambio la mujer, se angustia por la pérdida del amor (la pareja, los hijos, los amigos). Esta orientación es general, lo cual no significa, por ejemplo, que un hombre, no se angustie cuando pierde a su pareja, así como la mujer con respecto al trabajo.

En el duelo, la angustia es parte de un estado general, donde la persona experimenta emociones, sentimientos, recuerdos de su ser querido, sobre el cual, los actos de amor ya no pueden efectuarse más. Es un proceso que depende de cada uno y no existe una manera “correcta” de atravesar el dolor por la perdida.

La pareja, el duelo, los hijos, el trabajo, los padres, los hermanos, como matriz  humana en donde expresamos el amor, puede generar angustia, es parte de la existencia. Lo importante es determinar cuándo la angustia se transforma en algo más que un afecto. El espacio analítico, brinda la posibilidad de dar una respuesta particular a cada persona, que tenga angustia como un síntoma, como un malestar que se le impone a la persona más allá de su voluntad. En la nota anterior propuse algunos parámetros para detectarla.

Lic. Homero Arnold