La angustia y el estrés

Angustia y estrés suelen confundirse en el uso cotidiano.

El estrés es un término que nace en el siglo XVII con la ingeniería, luego con el tiempo fue incorporado por la neurología, la fisiología, esto hizo que el termino tome fuerza en su uso… En la actualidad se dice, que el estrés es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante. Algunos de los síntomas son: incipientes problemas de memoria (olvidos recurrentes), alteraciones del estado de ánimo, nerviosismo, falta de concentración.

Freud es quien comienza a precisar que los síntomas que se conocen del estrés, pueden tener diferentes causas (neurológicas, fisiológicas) agregando una más: la psicológica.

¿Qué ocurre cuando una persona tiene estos síntomas y no ha cambiado sus actividades habituales, ni ha ocurrido algo que pueda ubicar como traumático?
La dificultad que se le presenta al ser humano,  al momento de evaluar, es la confusión entre la causa y la fuente de malestar. Lo que se le presenta como evidente a los ojos de la persona es la fuente de malestar. La causa siempre está detrás… Por ejemplo: una persona ubica que su malestar está en aspectos laborales (esto es la fuente de malestar), -“mi trabajo me hace mal…” en este caso habría que ubicar en un espacio analítico, que causa dicho estado. ¿Qué cosas de su trabajo le hacen mal? ¿En qué momentos?

Lo psicológico estaría ubicado en la formulación de la pregunta: ¿Qué quiere decir esto que me pasa?
La causa se presenta más allá de la voluntad, como lo que está detrás de lo que uno ve de sí mismo, como lo que no se puede decir con palabras…
El psicoanálisis localiza, precisa la causa permitiendo aliviar este estado.

Lic. Homero Arnold
Nota publicada el miercoles 3 de abril de 2013 en mi antiguo blog practicapsicoanaliticaenzonaoeste.blogspot.com.ar