La angustia y los hijos

Es muy frecuente que los niños tengan angustia, sobre todo a lo desconocido. Ella aparece frente a la vivencia de algo peligroso, quedando afectado el cuerpo y es difícil para los chicos describirla con palabras. En el caso de niños con fobias, la angustia se transforma en miedo a determinados insectos, animales, oscuridad, etc. Si el miedo a un objeto, permanece en el niño en un tiempo prolongado, estaríamos frente a algo patológico, que debe ser tratado.

El terror en el niño, se da por la presencia de algo inesperado, no calculado, desconocido, que luego puede producir angustia. Un ejemplo actual, es lo ocurrido con el tornado que nos tocó vivir. Lo inesperado de las características de la tormenta, sorprendió y probablemente produjo en muchos niños, angustia.  Observé, por comentarios de amigos y  vecinos, que algunos niños frente a tormentas posteriores vuelven tener angustia y miedo, en este caso, lo que es traumático, es el recuerdo que quedo de lo vivido.
Los padres que tienen un hijo/a con angustia, miedo o terror, en general, reaccionan con 2 tipos de respuestas, unas son las tranquilizadoras y las otras aparecen cuando lo que sucede en la realidad, hace caer una creencia, produciendo efectos en el adulto y en el niño. Un ejemplo de esto, podría ser: “a mi hijo no le puede pasar…!” “mi hijo no puede angustiarse por…!”
A mi entender, es fundamental, diferenciar que afecto es el que produce malestar en el niño, así como  también detectar, si es posible, el tiempo, bajo qué condiciones se repite y cuál es el gradode sufrimiento que uno supone en su hijo/a.

El psicoanálisis, es un espacio que puede permitir a los padres evaluar estas cuestiones, pensando junto con el analista, si es necesario un tratamiento por vía de la palabra.

Lic. Homero Arnold