Otra forma de tratar la angustia…
La angustia es un afecto que si es excesivo, a las personas les puede generar malestar. En estos casos, es común la búsqueda de tratamientos…

En la actualidad existen dos maneras de tratarla:

  • Por la vía del medicamento.
  • Por la vía de la palabra.

En mí el caso, recomendar el tratamiento en combinación con el psiquiatra, obedece a un criterio específico: ningún proceso analítico puede prosperar si la persona que consulta tiene una cantidad de angustia tal, que no le permita pensar en su malestar.
La palabra, es el instrumento con el cual el psicoanálisis, trata a la angustia.

¿De qué manera?
La primera intervención del profesional es la siguiente: “hábleme de lo que le ocurre…”, es decir, funda un lugar con un otro profesional, que lo ayude a ubicar, precisar y traducir desde otra perspectiva su padecimiento. Instalar este dispositivo, tiene efectos positivos en el paciente.

Cuáles son las ventajas del tratamiento por la vía de la palabra:

  1. La posibilidad de no repetir del cuadro.
  2. No tomar medicamentos y evitar el riesgo que puede implicar el acostumbramiento psicofísico al fármaco.
  3. Encontrar la causa de su padecimiento.

Preguntas para compartir:

  • ¿Qué hacían los profesionales en épocas donde no existían los medicamentos?
  • ¿psicotrópicos frente a la angustia?
  • ¿Por qué considerar negativa a la angustia?
  • ¿Acaso la angustia no forma parte de lo humano como la tristeza y/o la alegría…?