¿Qué es la angustia?
Es un estado afectivo, que aparece frente a un peligro real que va a acompañado, en general, de una reacción de huida que nos permite preservarnos. Es ante todo una señal, que implican manifestaciones en lo corporal (sensación de falta de aire, sensación de mareo, sequedad de boca, sudores en las manos, pies, axilas, entre otras). Existen situaciones donde la emergencia de este afecto, no corresponden con la definición del comienzo, es decir, la misma se presenta en momento, lugares y situaciones que no representan ningún peligro real para la persona. De estas últimas me voy a ocupar en esta nota…

¿Cuándo podemos darnos cuenta que este afecto requiere de un tratamiento por la vía de la palabra?
Puedo recortar 5 elementos fundamentales (validos para evaluar y evaluarse a  adultos, adolescentes y niños).

  1. Intensidad: es una cantidad de angustia tal que le genere un malestar importante para la persona.
  2. Repetición: la irrupción debe darse varias veces ante situaciones sin sentido o mas allá de ubicar el sentido, el afecto insiste; por lo cual el sentido que uno puede dar, no es el de la verdadera causa.
  3. Causa: pensar la causa en el campo del psiquismo y no de lo orgánico.
  4. Enigma: la irrupción de este afecto le suponemos un sentido que va más allá de nuestra comprensión.
  5. Pertinencia: tiene que ver con el momento de la aparición del afecto en tanto surge sin ningún peligro real para la persona.