sintomas corporales

Síntomas corporales ¿Qué pasa cuando el cuerpo no obedece a la voluntad?

Síntomas corporales.¿Qué pasa cuando el cuerpo no obedece a la voluntad?

La causa de la desobediencia puede estar en dos campos diferentes: lo orgánico o lo inconsciente.

Los síntomas corporales afectan la vida de las personas, produciendo, en general, un conflicto entre la voluntad de hacer lo uno desea y el impedimento concreto que su síntoma les trae.

Habitualmente la primera reacción es consultar a un profesional médico. En muchos casos son ellos, los que derivan al paciente a un psicoanalista, ya que por los estudios médicos y lo que el paciente dice de su padecimiento, descartan la posibilidad de un síntoma orgánico.

Los diagnostico médicos como el estrés, colon irritable, la fibromialgia, la fatiga crónica, problemas digestivos, respiratorio, problemas en la visión, alergias, dolores de cabezas, dolores sin localización específica, problemas dermatológicos, pueden llegar a ser síntomas corporales,  donde la causa podría ser inconsciente.

La fibromialgia, por ejemplo, son dolores en los músculos y en los tejidos que conectan los huesos. Los síntomas son similares a los de una enfermedad de las articulaciones, sin embargo, ella no presenta inflamación, por ende, no es una forma de artritis.

Ya que muchos de sus síntomas son también comunes a otras enfermedades,  suele ocurrir que las personas realizan una cantidad importantes de estudios y exámenes clínicos. Esta experiencia, en muchos casos necesaria, es vivida con malestar ya que a veces los estudios suelen ser invasivos y sin resultados satisfactorios para el paciente.

Es fundamental el diagnóstico diferencial, ya que nos permite precisar en qué campo se ubica la causa… en lo orgánico o en lo inconsciente.

Lic. Homero Arnold
Nota publicada el lunes 10 de junio de 2013 en mi antiguo blog practicapsicoanaliticaenzonaoeste.blogspot.com.ar

Read More

La angustia y el estrés

La angustia y el estrés

Angustia y estrés suelen confundirse en el uso cotidiano.

El estrés es un término que nace en el siglo XVII con la ingeniería, luego con el tiempo fue incorporado por la neurología, la fisiología, esto hizo que el termino tome fuerza en su uso… En la actualidad se dice, que el estrés es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante. Algunos de los síntomas son: incipientes problemas de memoria (olvidos recurrentes), alteraciones del estado de ánimo, nerviosismo, falta de concentración.

Freud es quien comienza a precisar que los síntomas que se conocen del estrés, pueden tener diferentes causas (neurológicas, fisiológicas) agregando una más: la psicológica.

¿Qué ocurre cuando una persona tiene estos síntomas y no ha cambiado sus actividades habituales, ni ha ocurrido algo que pueda ubicar como traumático?
La dificultad que se le presenta al ser humano,  al momento de evaluar, es la confusión entre la causa y la fuente de malestar. Lo que se le presenta como evidente a los ojos de la persona es la fuente de malestar. La causa siempre está detrás… Por ejemplo: una persona ubica que su malestar está en aspectos laborales (esto es la fuente de malestar), -“mi trabajo me hace mal…” en este caso habría que ubicar en un espacio analítico, que causa dicho estado. ¿Qué cosas de su trabajo le hacen mal? ¿En qué momentos?

Lo psicológico estaría ubicado en la formulación de la pregunta: ¿Qué quiere decir esto que me pasa?
La causa se presenta más allá de la voluntad, como lo que está detrás de lo que uno ve de sí mismo, como lo que no se puede decir con palabras…
El psicoanálisis localiza, precisa la causa permitiendo aliviar este estado.

Lic. Homero Arnold
Nota publicada el miercoles 3 de abril de 2013 en mi antiguo blog practicapsicoanaliticaenzonaoeste.blogspot.com.ar

Read More

Diversos sentidos de la Angustia (parte I)

Diversos sentidos de la Angustia (parte I)

En esta época que nos toca vivir, la angustia en general toma un sentido que se dirige hacia un imperativo, una orden: ” hay que quitar la angustia de la existencia humana”.
Esta valoración social no siempre fue así, en otras épocas la angustia tenía un sentido, un valor diferente, por ejemplo en la relación con Dios…

Hace poco, una persona me dice, que un amigo de él fallece, al saber la noticia, obviamente se angustia,  ante esta situación el medico consultado le propone que tomar calmantes. ¿Porque se da esto?, sino por el sentido generalizado que toma la angustia produciendo efectos en los médicos, en los pacientes, en las personas… ¿Acaso tener angustia en esta situación no es lo más lógico, así como la tristeza en el duelo, no es lo mas conveniente?

Hace un tiempo leí un artículo de una revista de divulgación científica, que proponía pensar a la vejez, como una enfermedad que había que curarla. En esta época hay una tendencia a deshumanizar lo específicamente humano, como la vejez, la angustia.
La versión actual de la angustia es el ataque de pánico. Esta manera de nombrarla incluye una significación de enfermedad.

¿Qué efectos tiene este sentido preponderante, en nuestra comunidad?
Sentido y efecto van de la mano…
La angustia es un afecto aparte, pero sin embargo no toda la angustia es enfermedad, ¿Acaso antes de dar un paso, que puede cambiar la vida de la persona (casarse, recibirse), no hay angustia?
En la próxima nota desarrollaré algunos  sentidos que nos propone Freud para pensar a  la angustia.

Lic. Homero Arnold

Nota publicada el viernes 15 de febrero de 2013 en mi antiguo blog practicapsicoanaliticaenzonaoeste.blogspot.com.ar

Read More
Angustia y dinero

La Angustia y el dinero

La Angustia y el dinero

Casi todo el mundo estará de acuerdo que el dinero es importante y necesario para la vida en sociedad. Y que existen dificultades políticas y sociales, que afectan la economía del país y del mundo.
Pero, es un hecho también, que para cada persona, el dinero tiene un valor diferente. Ejemplos: el dinero no es importante para mí… me angustio porque no llego a fin de mes… el dinero es todo para mí… el trabajo que tengo no me da el dinero que necesito…

Es decir, el dinero en sí mismo, no es causal de malestar ni de síntomas, pero lo que si lo es, el valor particular inconscienteque para cada uno tiene ese objeto.
En el año 2001, “el corralito” afectó los ahorros de mucha gente. Hubo personas que respondieron frente a esta difícil situación, con depresión, con suicidio y a otras las llevo a crear soluciones posibles.

¿Cómo explicar esto?
Cada respuesta, fue el resultado del encuentro entre la medida económica y la significación inconsciente particular. La reacción de la persona, respondió directamente al valor que tomo el dejar de tener; para algunos, en su inconsciente, sino tienen no son…

La Angustia puede presentarse en circunstancias donde se juega el tener y el ser, estos aspectos están íntimamente ligados en el inconsciente, produciendo diferentes sentidos, significaciones y valores particulares.
El psicoanálisis permite descubrir, cómo funciona el dinero en el inconsciente de cada persona. Reduciendo el malestar y facilitando la posibilidad de acceder a él.

Lic. Homero Arnold

Read More
Angustia y los hijos

La angustia y los hijos

La angustia y los hijos

Es muy frecuente que los niños tengan angustia, sobre todo a lo desconocido. Ella aparece frente a la vivencia de algo peligroso, quedando afectado el cuerpo y es difícil para los chicos describirla con palabras. En el caso de niños con fobias, la angustia se transforma en miedo a determinados insectos, animales, oscuridad, etc. Si el miedo a un objeto, permanece en el niño en un tiempo prolongado, estaríamos frente a algo patológico, que debe ser tratado.

El terror en el niño, se da por la presencia de algo inesperado, no calculado, desconocido, que luego puede producir angustia. Un ejemplo actual, es lo ocurrido con el tornado que nos tocó vivir. Lo inesperado de las características de la tormenta, sorprendió y probablemente produjo en muchos niños, angustia.  Observé, por comentarios de amigos y  vecinos, que algunos niños frente a tormentas posteriores vuelven tener angustia y miedo, en este caso, lo que es traumático, es el recuerdo que quedo de lo vivido.
Los padres que tienen un hijo/a con angustia, miedo o terror, en general, reaccionan con 2 tipos de respuestas, unas son las tranquilizadoras y las otras aparecen cuando lo que sucede en la realidad, hace caer una creencia, produciendo efectos en el adulto y en el niño. Un ejemplo de esto, podría ser: “a mi hijo no le puede pasar…!” “mi hijo no puede angustiarse por…!”
A mi entender, es fundamental, diferenciar que afecto es el que produce malestar en el niño, así como  también detectar, si es posible, el tiempo, bajo qué condiciones se repite y cuál es el gradode sufrimiento que uno supone en su hijo/a.

El psicoanálisis, es un espacio que puede permitir a los padres evaluar estas cuestiones, pensando junto con el analista, si es necesario un tratamiento por vía de la palabra.

Lic. Homero Arnold

Read More
Angustia y amor

La Angustia y el Amor

La Angustia y el Amor

En esta época que nos toca vivir; la angustia, en general, es considerada como algo que hay que curar… No toda angustia es patológica. Por ejemplo: a nadie se le ocurriría decir, que a un bebe que tuviera angustia a los 8 meses de vida, estaría enfermo y entonces hay que medicarlo; simplemente está pasando por la angustia del octavo mes. El psicoanálisis es una práctica que no soloconsidera a la angustia como una enfermedad, sino que la piensa con otros matices (como motor de la creatividad, como parte de la existencia, como lo previo a una decisión).

Es decir, puede presentarse en diferentes momentos y aspectos de la vida. El Amor,  permite pensar  lo siguiente:
El hombre se angustia en situaciones donde su condición de hombría se encuentra amenazada, en donde deja de tener, lo que para cada uno tiene importancia vital (pérdida del trabajo, dinero, etc.). En cambio la mujer, se angustia por la pérdida del amor (la pareja, los hijos, los amigos). Esta orientación es general, lo cual no significa, por ejemplo, que un hombre, no se angustie cuando pierde a su pareja, así como la mujer con respecto al trabajo.

En el duelo, la angustia es parte de un estado general, donde la persona experimenta emociones, sentimientos, recuerdos de su ser querido, sobre el cual, los actos de amor ya no pueden efectuarse más. Es un proceso que depende de cada uno y no existe una manera “correcta” de atravesar el dolor por la perdida.

La pareja, el duelo, los hijos, el trabajo, los padres, los hermanos, como matriz  humana en donde expresamos el amor, puede generar angustia, es parte de la existencia. Lo importante es determinar cuándo la angustia se transforma en algo más que un afecto. El espacio analítico, brinda la posibilidad de dar una respuesta particular a cada persona, que tenga angustia como un síntoma, como un malestar que se le impone a la persona más allá de su voluntad. En la nota anterior propuse algunos parámetros para detectarla.

Lic. Homero Arnold

Read More
Angustia2

Otra forma de tratar la angustia…

Otra forma de tratar la angustia…
La angustia es un afecto que si es excesivo, a las personas les puede generar malestar. En estos casos, es común la búsqueda de tratamientos…

En la actualidad existen dos maneras de tratarla:

  • Por la vía del medicamento.
  • Por la vía de la palabra.

En mí el caso, recomendar el tratamiento en combinación con el psiquiatra, obedece a un criterio específico: ningún proceso analítico puede prosperar si la persona que consulta tiene una cantidad de angustia tal, que no le permita pensar en su malestar.
La palabra, es el instrumento con el cual el psicoanálisis, trata a la angustia.

¿De qué manera?
La primera intervención del profesional es la siguiente: “hábleme de lo que le ocurre…”, es decir, funda un lugar con un otro profesional, que lo ayude a ubicar, precisar y traducir desde otra perspectiva su padecimiento. Instalar este dispositivo, tiene efectos positivos en el paciente.

Cuáles son las ventajas del tratamiento por la vía de la palabra:

  1. La posibilidad de no repetir del cuadro.
  2. No tomar medicamentos y evitar el riesgo que puede implicar el acostumbramiento psicofísico al fármaco.
  3. Encontrar la causa de su padecimiento.

Preguntas para compartir:

  • ¿Qué hacían los profesionales en épocas donde no existían los medicamentos?
  • ¿psicotrópicos frente a la angustia?
  • ¿Por qué considerar negativa a la angustia?
  • ¿Acaso la angustia no forma parte de lo humano como la tristeza y/o la alegría…?
Read More
¿Qué es la angustia?

¿Qué es la angustia?

¿Qué es la angustia?
Es un estado afectivo, que aparece frente a un peligro real que va a acompañado, en general, de una reacción de huida que nos permite preservarnos. Es ante todo una señal, que implican manifestaciones en lo corporal (sensación de falta de aire, sensación de mareo, sequedad de boca, sudores en las manos, pies, axilas, entre otras). Existen situaciones donde la emergencia de este afecto, no corresponden con la definición del comienzo, es decir, la misma se presenta en momento, lugares y situaciones que no representan ningún peligro real para la persona. De estas últimas me voy a ocupar en esta nota…

¿Cuándo podemos darnos cuenta que este afecto requiere de un tratamiento por la vía de la palabra?
Puedo recortar 5 elementos fundamentales (validos para evaluar y evaluarse a  adultos, adolescentes y niños).

  1. Intensidad: es una cantidad de angustia tal que le genere un malestar importante para la persona.
  2. Repetición: la irrupción debe darse varias veces ante situaciones sin sentido o mas allá de ubicar el sentido, el afecto insiste; por lo cual el sentido que uno puede dar, no es el de la verdadera causa.
  3. Causa: pensar la causa en el campo del psiquismo y no de lo orgánico.
  4. Enigma: la irrupción de este afecto le suponemos un sentido que va más allá de nuestra comprensión.
  5. Pertinencia: tiene que ver con el momento de la aparición del afecto en tanto surge sin ningún peligro real para la persona.
Read More
La perdida del amor - Homero Arnold

La perdida del amor. ¿La mujer se angustia más que el hombre, por la pérdida del amor?

Dos aclaraciones, antes de comenzar:
1.      La pérdida del amor, es un tema muy amplio, que puede ser abordado de diferentes formas, en mi caso voy a tomar un aspecto, una parcialidad. Que intenta articular la angustia y el amor.
2.      Este escrito, parte de la lectura que realizo de los pacientes en mi práctica,  ubicando los desarrollos teóricos producidos por Freud y Lacan a partir de  sus experiencias clínicas, que son útiles a mi entender, para responder al         interrogante planteado.
Se dice que la mujer, en general, suele estar más angustiada que el hombre, es decir, suele estar más en contacto con la angustia.
Existen diferencias, en el hombre y en la mujer, con respecto a las distintas situaciones que puedan llegar a provocarla.
La condición de hombría, en el hombre está ligada, al tener. Por lo tanto la angustia aparece en situaciones donde su condición se encuentra amenazada, en donde  deja de tener, lo que para cada uno, tiene importancia vital.
En cambio, la mujer se angustia por la pérdida del amor.
Esta orientación es general, lo cual no significa, que un hombre, no se angustie, cuando pierde a su pareja, por ejemplo.
Entonces, en ambos, la angustia, no se manifiesta con la misma intensidad, ni tampoco surge ante las mismas situaciones, y es también diferente lo que la provoca.
¿Cómo se produce esto?
El hombre y la mujer subjetivan de diferente forma, la pérdida.
Subjetivar, significa en este caso, que la experiencia de una pérdida, en el inconsciente, es interpretado de diversas maneras otorgándole un valor particular, es decir, es el dato de la perdida, lo que moviliza a la valoración inconsciente. Y este valor está relacionado, en general, con la masculinidad y la femeneidad.
Decir que, para el inconsciente la perdida en ambos se interpreta distinto, implica que la persona no puede darse cuenta conscientemente, de este proceso.
En el hombre, por ejemplo, la pérdida de un trabajo, es casi siempre vivida con angustia.
Es una observación clínica, que bajo estas condiciones, aparece en el paciente lo que denomino “un algo más”, un plus, que se pone en juego bajo esta circunstancia; su masculinidad. Para evocar el decir de un paciente: “para mi perder mi trabajo, es una catástrofe”
La mujer, ante la misma situación, reacciona, casi siempre, diferente, es decir, sin poner en juego ese plus; no significa que no esté preocupada (estar preocupada, no es lo mismo que estar angustiada).
En la mujer. ¿Cómo se presentifica, ese “algo más”?
Aparece en situaciones donde se pone en juego, la pérdida del amor, sea de un hijo, una pareja, un amiga/o o un familiar. A este plus, Freud lo denomina femeneidad.
En el inconsciente de la mujer, por su condición; la pérdida del amor queda significada como un peligro que atenta contra la homeostasis psíquica[1]. Y la angustia es entonces su señal.
A partir de su práctica, Freud hace todo un desarrollo teórico, sobre la angustia y la define, como un estado afectivo, que aparece frente a un peligro real y va acompañado, en general, de una reacción de huida que nos permite preservarnos. Es decir, es ante todo una señal, que implican manifestaciones en lo corporal (sensación de falta de aire,palpitaciones, sensación de mareo, sequedad de boca, sudores en las manos, pies, axilas, entre otras). En la angustia no existen palabras solo están los signos del cuerpo.
Agrega, que sin embargo existen situaciones, momentos y lugares que no representan ningún peligro real para la persona, pero sin embargo la angustia aparece.
Este, es el punto desde donde parto, es decir, para estas situaciones Freud sigue verificando, que la angustia es señal de peligro.
¿De qué peligro se trata?
Como explica esto, afirma que en la mujer, la angustia está ligada a la pérdida del amor y que esto tiene que ver con la femeneidad (no responde si la mujer se angustia más que el hombre). Para el es un hecho de su práctica como psicoanalista.Entonces: como definir lo femenino y lo masculino?
Freud, se da cuenta que cada uno de estos términos refieren a cosas distintas según el uso que se le dé, es decir, son conceptos ambiguos y realiza un esfuerzo por precisar lo femenino y lo masculino, para el psicoanálisis.
Para la anatomía, masculino es espermatozoide y pene; femenino, óvulo y ovarios. Ambos sexos formaron órganos que le sirven solo a la función de reproducción y quizá se desarrollaron según la misma disposición con distinta configuración. Los otros órganos, formas del cuerpo y tejidos están incluidos por el sexo (caracteres sexuales secundarios).
Luego, la ciencia dirá que partes del aparato sexual masculino se encuentra también en la mujer, en estado de atrofia y lo mismo vale para el varón. Ve aquí el indicio de una bisexualidad, como si el individuo no fuera varón o mujer sino ambos, pero más uno que otro. Esto, lleva a creer que la proposición en que lo masculino y lo femenino se mesclan en el individuo oscila. Pero aun así, salvo casos raros, en un sujeto solo hay un tipo de producto genésico, espermatozoide u ovulo, por lo tanto la anatomía no puede aprehender que carácter constituye la masculinidad y la femeneidad.
La psicología, usa masculino y femenino, como cualidades anímicas y también ve el tono de la bisexualidad en la vida anímica, más por convención pues no es una distinción psicológica. Al decir, masculino se piensa en activo y en pasivo se nombra lo femenino.
En cierto modo es así, el espermatozoide busca activamente al ovulo y este aguarda de modo pasivo y también se refleja en el acto sexual o la conquista amorosa. Pero esto reduce el carácter masculino al factor de la agresión. Además en muchas clases de animales las hembras son más fuertes y agresivas y los machos son activos en la unión sexual. Las funciones de crianza, por excelencia femeninas, tampoco se asocian entre animales al sexo femenino. Especies adelantadas distribuyen la tarea de crianza entre el macho y la hembra.
También en la vida sexual humana resulta insuficiente corresponder conductas masculinas con actividad y femeninas con pasividad. La madre es en todo sentido activa hacia el hijo y hasta el acto de amamantar puede decirse que ella es activa hacia el hijo, en tanto puede dejar o no de dar de mamar de ella.
Es decir, que hacer coincidir lo activo con masculino y pasivo con femenino es inadecuado.
¿Cómo definir lo femenino para el psicoanálisis?
Para comenzar:
Lo femenino y lo masculino, no es idéntico a la genitalidad.
Lo activo, según Freud, es la libido. A ella, la define como una energía mental inespecífica, no reductible. En mi caso, lo defino: como “esa energía psíquica” a través de la cual, nos permite establecer una relación con uno mismo, los objetos y las personas del mundo.
Para Freud la libido, siempre es masculina.
¿Y Lo femenino?
El psicoanálisis no busca describir que es la mujer, indaga como devienen mujer a partir de un niño de disposición bisexual.
En el desarrollo de la sexuación, distinto a sexualidad, ya que un caso indica una posición inconsciente y en el otro el desarrollo de la genitalidad.
La posición sexuada es producto de una construcción en el desarrollo de la vida del humano.
Para ello, Freud elabora, a mí entender, una ecuación en donde articula y combina dos operaciones, que dan como resultado dos posiciones posibles a saber: masculino o femenino.
Es decir, la posibilidad de identificarse con lo masculino o femenino, se da a través de los ideales familiares y sociales que implican una construcción de modelos de identificación que ofrecen una significación posible al hombre y a la mujer, así como también la elección de un objeto amoroso. Es decir que lo femenino y masculino es producto también de un discurso, de una época.
La operación se lleva a cabo por la combinatoria del complejo de Castración y de Edipo.
Este proceso psíquico no es sin efectos para la vida del sujeto, crea toda una constelación de significaciones, valores y valoraciones; formas de entender y experimentar la existencia, que se despliegan en el desarrollo de la vida de la persona.
El sujeto-niño, en su posición inicial bisexuada, puede quedar fijado a dos posiciones;
1. el tener, en el caso de lo masculino
2. en el ser, en el caso de lo femenino.
¿Puede haber, entonces hombres, desde un punto de vista genital, que estén angustiados por la pérdida del amor?
Sí, esto indicaría que ese sujeto tendría una posición inconsciente femenina.
El proceso de la sexuación, implica la subjetivación de los datos orgánicos.
El dato de los órganos sexuales, da la significación inconsciente, que es el valor y la valoración que toma para los humanos los órganos sexuales.
Un ejemplo, muy común, es como para algunos hombres el tamaño de su pene es fundamental en la valoración de su virilidad. Así como también es un hecho del discurso, la cantidad de chiste que son dedicadas a esta temática.
En síntesis, lo masculino y lo femenino, en general, se organiza a partir del tener o el no tener.
He aquí un misterio:
Porque no considerar más valiosa, por ejemplo, la capacidad de la mujer, de dar a luz un nuevo ser. Para organizar significaciones, valores y valoraciones de ambas posiciones. Sin embargo el valor de tener o no tener tiene todo su peso.
El psicoanálisis no puede responder a este interrogante, pero si dar cuenta de que por ahora en el mundo de lo humano, esto es un hecho que tiene un carácter axiomático.
Los efectos en los sujetos son:
Del lado de lo masculino, se organiza su mundo a partir del tener.
Con respecto al amor, está organizado a partir del tener un objeto de amor. Para que un hombre acceda al amor, es necesario que ocurra esto. Y la angustia en el hombre aparece, más en el campo del dejar de tener.
Del lado femenino se organiza a partir del ser. Es decir, para la mujer, se convierte en una condición necesaria, el ser amada.
Conclusión:
Para el psicoanálisis, en el inconsciente lo femenino y lo masculino va más allá de la genitalidad.
Desde esta perspectiva, el sujeto que tiene una posición femenina-inconsciente, se angustia más que el sujeto que tiene una posición masculina-inconsciente.
Ella es… si es amada
Él es… si tiene.Lic. Homero Arnold


[1] Homeostasis: es una propiedad de los organismos vivos que consiste en su capacidad de mantener una condición interna estable compensando los cambios en su entorno mediante el intercambio regulado de materia y energía con el exterior. Se trata de una forma de estado estacionario dinámico que se hace posible gracias a una red de sistemas de control realimentados que constituyen los mecanismos de autorregulación de los seres vivos. Ejemplos de homeostasis son la regulación de la temperatura y el balance entre acidez y alcalinidad (pH)

Read More